Escrito de preparación del recurso extraordinario de infracción procesal (infracción de las normas procesales reguladoras de la sentencia).

  • Expandir / Contraer índice sistemático
  • PETICIÓN

Escrito de preparación del recurso extraordinario de infracción procesal (infracción de las normas procesales reguladoras de la sentencia)

Formularios Procesales (LEC 2000), 2001, Ref. 518, Editorial LA LEY

Leynfor, Editorial CISS

Iuris, Editorial LA LEY

A LA AUDIENCIA PROVINCIAL DE ....................

SECCION Nº ....................

Don/Doña .................... , Procurador/a con número de colegiado/a .................... , en nombre y representación de Don/Doña .................... , conforme consta en el rollo de apelación nº .................... , en autos de juicio ordinario nº .................... , seguido ante esa Sección, a instancia como apelante de Don/Doña .................... , contra mi mandante sobre .................... , por medio del presente comparezco y DIGO:

Que ha sido notificada a esta parte, con fecha .................... de los corrientes, la sentencia dictada en el referido recurso de apelación de fecha .................... de .................... , y siendo desfavorable a los intereses de mi mandante (1) , por medio del presente escrito, conforme previene el artículo 470 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, manifiesto, en tiempo y forma, mi voluntad de recurrir la misma a través del recurso extraordinario por infracción procesal (2) .

A tal efecto, en cumplimiento del apartado 2 del mencionado artículo 470 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, esta parte invoca los artículos 466, 468, DF Decimosexta 1.2ª en relación con el 477.2.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (3) , de los que se deduce que la sentencia dictada en apelación es recurrible a través del recurso extraordinario por infracción procesal. Igualmente, y a los mismos efectos, se invoca como motivo del recurso el contenido en el artículo 469.1.2 (la infracción de normas procesales reguladoras de la sentencia).

Por lo expuesto

SOLICITO. Se tenga por presentado este escrito, en la representación acreditada, acordándose su unión a autos y se tenga por preparado recurso extraordinario por infracción procesal contra la sentencia dictada en apelación con fecha .................... de .................... de ....................

OTROSÍ DIGO: Que, que esta parte ha efectuado el traslado de la copia del presente escrito conforme al artículo 276 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, acompañándose el correspondiente justificante a este escrito.

Se acompaña asimismo a este escrito justificante acreditativo del depósito efectuado por importe de .... euros, en la cuenta de depósitos y consignaciones del Juzgado, conforme dispone la DA 15.ª LOPJ.

En .................... , a .................... de .................... de ....................

(Firma Abogado) (Firma Procurador)

(1)

La LEC 1/2000, a través de las disposiciones contenidas en éste y los dos artículos que le siguen, ha intentado suplir la falta en nuestro Derecho Procesal Civil de unas normas generales sobre los recursos, lo que en reiteradas ocasiones se había puesto de manifiesto por la doctrina y la jurisprudencia (la LEC de 1881 no contenía preceptos de esta índole, regulando en los art. 376 y ss individualmente el régimen jurídico de cada recurso)

Así, en primer término, el art. 448 LEC reconoce el derecho al recurso. La controvertida cuestión sobre si el derecho al recurso tiene un origen constitucional que algunos han visto en una interpretación a ultranza del derecho a la tutela judicial efectiva reconocido en el art. 24 de la Constitución, puede considerarse resuelta por la doctrina del Tribunal Constitucional en la que sólo al acceso a los recursos en la forma establecida por la Ley forma parte del mencionado derecho a la tutela judicial efectiva. Es el legislador quien al elaborar las leyes decide qué es recurrible y qué no es recurrible, sin que se le pueda exigir un sistema absoluto de doble instancia.

Dicho esto, conviene destacar dos circunstancias:

- El derecho al recurso se le reconoce a las partes. Esta mención tan específica puede acarrear numerosos problemas en la práctica, ya que una interpretación literalista llevará a rechazar inicialmente el recurso presentado por quien, viéndose afectado por la resolución judicial, no ha sido parte en el proceso. Desde luego es un tema complejo que el legislador debiera haber analizado en profundidad otorgando una solución que coordine elementos tan diferentes como el derecho a la tutela judicial efectiva, razones de economía procesal y la interdicción de la mala fe o abuso del derecho. El tema no es infrecuente, especialmente en fase de ejecución de sentencias donde la cuestión se complica notablemente ante el derecho a la ejecución de sentencia en sus propios términos, integrante, según reiterada doctrina del Tribunal Constitucional, del derecho a la tutela judicial.

- Quienes recurran las resoluciones judiciales han de verse afectados desfavorablemente por ellas. Sin duda, resulta positivo que se recoja con carácter general la idea del “perjuicio“ como fundamento del derecho a recurrir. La cuestión está en si este aspecto puede ser controlado de oficio por el Juez para evitar la dilación y gastos que supone un recurso sin fundamento o si debe apreciarse, tras su tramitación, al resolver el recurso. Cabe pensar que esta nueva norma de aplicación general a los recursos haría deseable que en los escritos de parte interponiendo los mismo se sustituyera la habitual referencia a “por serme desfavorable“ por una breve descripción del perjuicio que causa (pensemos en los recursos en materia de admisión de prueba).

Ver Texto
(2)

La tramitación del recurso extraordinario por infracción procesal se lleva a efecto en tres fases claramente diferenciadas: la preparación, la interposición y la admisión y sustanciación. El desarrollo de las dos primeras se verifica ante el órgano de apelación (art. 470 LEC) que dictó la resolución que se pretende recurrir; La tercera es competencia del órgano decisor del recurso : la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia que corresponda (art. 468 LEC) o Sala de la Civil del Tribunal Supremo (DT Decimosexta LEC).

Al igual que para la sustanciación del recurso de apelación, se establece una regulación ciertamente sencilla del trámite procedimental que sigue este medio impugnatorio.

Según el art. 470 LEC el recurso extraordinario por infracción procesal se prepara mediante escrito, presentado ante el Tribunal que dictó la resolución que se impugna, dentro del término de cinco días hábiles cuyo cómputo se inicia el siguiente al de la notificación de la resolución recurrida (art. 133 LEC), y que deberá observar los requisitos de postulación y defensa exigibles en el proceso en el que se interponga el recurso (arts. 23 y 31 LEC). El contenido del escrito se limita a indicar la resolución que se pretende recurrir, el motivo en el que se ha de fundar el recurso (exclusivamente uno de los señalados en el art. 469 LEC, y por ahora, en tanto sea de aplicación el régimen transitorio de la DF Decimosexta LEC, la circunstancia exigida en el apartado 1.2ª de la misma) y haberse dado cumplimiento a lo exigido el apartado 2 de dicho art. 469 LEC (sobre la denuncia en anteriores instancias de la infracción o vulneración alegada y petición de subsanación), solicitándose en el mismo será que se tenga por preparado el recurso en tiempo y forma.

Como se advierte del contenido de los apartados 2 y 3 del art. 470 LEC, la actividad del órgano judicial para tener por preparado el recurso (mediante providencia) o denegar la solicitud (mediante auto recurrible en queja) no exige más que la comprobación de los anteriores requisitos que, a excepción de los relativos a representación y defensa -por ejemplo omisión de firma del Abogado o del Procurador- , no serán objeto de trámite de subsanación, ya que la inobservancia del plazo significa su rechazo (arts. 133, 134 y 135 LEC) y la subsanación de defectos en el contenido del escrito significaría una prórroga del término establecido para la preparación (contraria al art. 134 LEC, ya que las menciones anteriormente señaladas tienen un carácter esencial conforme se deduce del tenor del apartado 3 del art. 470 LEC).

En cuanto al régimen de impugnación de las resoluciones, providencia o auto, por las que se da curso o deniega la preparación de este recurso hay que distinguir los siguientes supuestos:

- El auto denegándola es recurrible en queja conforme a los arts. 494 y ss LEC.

- La providencia teniendo por preparada la apelación no es recurrible

- La providencia teniendo por preparada la apelación puede ser objeto de oposición formulada por la parte recurrida en el trámite de oposición a la interposición del recurso (art. 474 párr. seg. LEC).

Ver Texto
(3)

Régimen transitorio en materia de recursos extraordinarios : Disposición Final Decimosexta LEC.

Particularidades durante la vigencia del Régimen transitorio:

1.- El recurso extraordinario por infracción procesal sólo procede contra las sentencias dictadas en segunda instancia por las Audiencias Provinciales en los supuestos relacionados en el apartado 2 del art. 477, es decir contra las mismas resoluciones recurribles en casación, no contra cualquier sentencia o auto que ponga fin a la segunda instancia (apartado 1 párr. prim.), siempre y cuando se interponga simultáneamente al de casación por el mismo litigante. En caso contrario - cuando no se formula recurso de casación por el mismo litigante- procederá exclusivamente contra las sentencias a que se refieren los números 1º y 2º del apartado 2 del art. 477 (apartado 1 párr. seg. 2ª.).

2.- La competencia para el conocimiento del recurso extraordinario por infracción procesal, como regla general, corresponde a la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo (bien interpuesto con carácter independiente bien a la vez que la casación competencia de la Sala Segunda de dicho Tribunal)

En los supuestos en que se interponga simultáneamente al recurso de casación que sea competencia de las Salas de lo Civil y Penal de los Tribunales Superiores de Justicia, tendrán competencia para su conocimiento dichas Salas (apartado 1 párr. seg. 1ª.).

3.- En los casos de planteamiento simultáneo, se establece la tramitación conjunta de los recursos extraordinario por infracción procesal y de casación en las fases de preparación y sustanciación ante la Sala de apelación. A tales efectos cabe pensar, aunque la presente disposición no lo diga expresamente, que los escritos de preparación e interposición de los recursos, que serán únicos para ambos, deberán dar cumplimiento a lo dispuesto en los arts. 470 y 471, para el recurso extraordinario por infracción procesal, y en los arts. 479 y 481, para el recurso de casación. Los mencionados arts. 470 y 479 junto a lo normado en el art. 480, han de tenerse en cuenta para dictar las resoluciones dando curso a la preparación o denegando el mismo (apartado 1 párf. seg. 3ª. y 4ª.).

En lo relativo a los plazos que deben ser observados en las fases de tramitación de estos recursos que se desarrollan ante la Sala de apelación, no se presenta ninguna particularidad ya que los establecidos en los arts. 489, 481 y 482, a los que se remite esta norma y que regulan la casación, son idénticos a los previstos en los arts. 470,471 y 472 para el recurso extraordinario por infracción procesal.

4.- Interpuestos simultáneamente ambos recursos, la inadmisión de la casación por no ser recurrible la sentencia (cuando no está comprendida en ninguno de los supuestos contemplados en el art. 477) supone la inadmisión del recurso extraordinario por infracción procesal (tal y como está redactada la norma da la impresión de que el recurso extraordinario por infracción procesal depende de la admisión de la casación, cuando lo cierto es que, según este régimen transitorio, si la resolución no es recurrible en casación tampoco lo es a través del recurso extraordinario por infracción procesal - apartado 1 párf. prim. de esta Disposición- por lo que esta norma puede considerarse superflua: cualquiera que sea el recurso interpuesto, simultáneamente o no, la Sala deberá inadmitirlo si se dirige contra resoluciones contra las que no procede. Sólo en el supuesto de interposición simultánea de los dos recursos por interés casacional, queda subordinado el análisis de la admisibilidad del recurso extraordinario por infracción procesal, a la admisión de la casación. Apartado 1 párf. seg. 5ª. párrafo segundo de esta Disposición).

Consecuencia de lo dispuesto en el apartado 1 párrafo segundo 2ª, es que la inadmisión de la casación por interés casacional determina la inadmisión de plano del recurso extraordinario por infracción procesal. La inadmisión de la casación por cualquier otra causa no impide el examen de la admisión del recurso extraordinario por infracción procesal (apartado 1 párf. seg. 5ª. párrafo segundo de esta Disposición).

5.- Admitidos ambos recursos, para su resolución se procede en primer término a la decisión del recurso extraordinario por infracción procesal, y sólo en el caso de desestimación de éste, a la decisión del recurso de casación, en una única sentencia (apartado 1 párf. seg. 6ª. párrafo segundo de esta Disposición). Cuando se estime el recurso extraordinario por infracción procesal, por los motivos contenidos en los números 2º y 4º (este último sólo referido a la sentencia) del apartado 1 del art. 469, la Sala de casación dictará sentencia resolviendo también la casación. En los demás casos de estimación del recurso extraordinario por infracción procesal, puesto que esta norma no previene ninguna especialidad, se estará a lo dispuesto en el art. 476 (cuya aplicación durante el régimen transitorio viene confirmada por el apartado 2 de esa Disposición, que exclusivamente prohibe la aplicación de lo establecido en el último párrafo de su apartado 2 en los casos de estimación del recurso extraordinario por infracción procesal por los motivos contenidos en los números 2º y 4º -este último sólo referido a la sentencia- del apartado 1 del art. 469, a que acabamos de referirnos.

6.- La suspensión en su aplicación de los preceptos mencionados en el apartado 2 de esta Disposición, es consecuencia necesaria de la modificación de la competencia territorial que supone el régimen transitorio, sin que ofrezcan particularidad alguna.

Ver Texto